APRENDE A CONVIVIR CON EL COVID-19

Esta situación que estamos viviendo, es nueva para todos, y genera mucha incertidumbre, y sensación de falta de control. Dos ingredientes que suelen generar ansiedad en la mayoría de las personas.
A esto debemos sumar una gran cantidad de cambios: Teletrabajar, ocuparnos de nuestros hijos, tareas domésticas, menor contacto social, uso constante de mascarilla y geles, etc. Son ingredientes que pueden generar ansiedad fácilmente.
Quizá a todo esto debemos añadir el proceso de tener que superar pérdidas importantes, como la pérdida del trabajo, o de algún familiar, o haber pedido salud, etc. Lo que puede complicar la adaptación a esta nueva etapa que estamos viviendo.

Un aspecto fundamental para aprender a vivir con niveles adecuados de ansiedad, de incertidumbre y/o miedo, es ¡DETECTARLOS!
Haz un ejercicio de reflexión, pregúntate cómo te sientes, ponle nombre y apellido, escribe “miedo a qué”, qué te preocupa exactamente, etc.
De manera concreta, para manejar la ansiedad, hay que tener en cuenta su manera de funcionar.
Cuando llevamos un tiempo sintiendo ansiedad, si no hacemos nada por resolverla, ésta cada vez va a ser mayor en intensidad y frecuencia, por lo que puede ser habitual que acabemos sufriendo un ataque de ansiedad o ataque de pánico.
El ataque de ansiedad se caracteriza porque aparece de manera repentina, con unos síntomas físicos muy intensos, que provocan gran malestar, y alcanzan su máxima expresión en los primeros diez minutos.
Va acompañado de cuatro o más de los siguientes síntomas:
Palpitaciones, o elevación de la frecuencia cardíaca
Sudoración
Temblores
Sensación de ahogo o falta de aliento
Sensación de atragantarse
Opresión o malestar torácico
Náuseas o molestias abdominales
Inestabilidad, mareo o desmayo
Sensación de irrealidad
Miedo a perder el control o a volverse loco o a morir
Hormigueo en piernas y/o brazos
Escalofríos o sofocaciones
Puede ser que no lleguéis a sufrir un ataque de ansiedad pero que mantengáis niveles muy altos. Lo que, igualmente, produce desazón, es desagradable y se pasa mal.

Cómo manejar la ansiedad, el miedo y la incertidumbre:

  1. No huyas de tus sentimientos.
    Toma conciencia de tus sentimientos, exprésalos, déjalos salir.
    Además, debes saber, que la ansiedad es incómoda y desagradable, pero no peligrosa. Puedes tener síntomas físicos, pero sin base fisiológica, es decir, psicosomáticos. El dolor es real, pero la enfermedad que te estás imaginando, ¡no!
    La ansiedad no puede provocar ataques al corazón, ni ahogos, ni volverte loco, etc.
  2. Busca pensamientos positivos y realistas.
    Intenta describir las ideas, preocupaciones, situaciones que estás imaginando, y que te están generando ansiedad, miedo y/o preocupación.
    En lugar de darle vueltas sin parar, párate y di: ¡STOP!, incluso en voz alta, o dando una palmada. Y busca soluciones, opciones, plan B.
    No te anticipes, no te agobies por cosas que todavía no han ocurrido. Casi siempre, es peor lo que imaginamos, que lo que ocurre en realidad.
  3. Intenta distraerte
    Cambia de actividad. Haz algo que te divierta o te mantenga muy concentrado. Esto te va a ayudar a dejar de dar vueltas a los pensamientos que te agobian.
  4. Busca apoyos
    Mantén un mínimo de contacto social, siempre dentro de las recomendaciones sanitarias. Es importante poder hablar con nuestros amigos y/o familiares de cómo nos encontramos. Desahogarse y compartir nuestras vivencias, está demostrado que produce alivio emocional, y nos ayuda a encontrarnos mejor.
    Si ves que solo no puedes, ¡pide ayuda! Quizá sea necesario que acudas a un psicólogo/a. Pedir ayuda no es débiles, todo lo contrario, es de valientes.
  5. Ayudar vs ser ayudado
    A menudo ayudar a otras personas necesitadas produce grandes beneficios para quien ayuda. Nos ayuda a sentirnos útiles, y sacar lo mejor de nosotros en momentos difíciles.

Por último, mantén la esperanza, aunque en ocasiones sabemos que es muy difícil.

¡Recuerda! Las dificultades de la vida, en su gran mayoría, tienen un final. Y esto también pasará. ¡CADA VEZ ESTAMOS MÁS CERCA DEL FINAL!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *